martes, octubre 07, 2014

Defraudadores fiscales

Ayer me reconcilié un tanto con la sociedad española y algunas de sus instituciones.
Esto leí:

"Es imprescindible poner fin a una extendida concepción del delito fiscal que lo reduce a poco más que una infracción administrativa [...] La dañosidad del delito fiscal estriba en que priva a las Administraciones públicas de los recursos financieros imprescindibles para cumplir eficazmente sus funciones y muy especialmente las que son propias del modelo de Estado asistencial, que forma parte del Estado social y democrático de derecho en que se constituye España, como proclama el artículo primero de nuestra Ley Fundamental".

Procede de un auto de la Audiencia de Madrid. En el artículo periodístico que lo recoge hay también otras memorables frases judiciales:  

"El defraudador fiscal —frente a una extendida opinión— no merece comprensión".

El artículo entero es altamente recomendable. España, esperemos, va a dejar de ser Jauja. Ojalá.
PD: mala suerte, por inoportunidad, la del Presidente de la CEA; al día siguiente (o sea, hoy reflejado en prensa), en la presentación del Informe de la CEA sobre la reciente reforma fiscal aprobada por el gobierno, pidió "que el empresario no esté, «como ahora, permanentemente bajo sospecha»".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por sus comentarios. Por favor, cíñase al asunto y muestre su cortesía y civismo en los mismos, que quedan sujetos a moderación (con la mayor celeridad posible). Recuerde marcar la casilla correspondiente para recibir correo con retroalimentación al respecto, si lo desea.