miércoles, enero 27, 2016

Panorámica del puerto de Sevilla, la apuesta de futuro

/ El tráfico de mercancías, más productivo /


Vista panorámica del puerto de Sevilla. Archivo Autoridad portuaria.
H

Hasta nueve buques se pueden contar en esta panorámica del Guadalquivir a su paso por Sevilla, en una fotografía procedente del archivo del puerto hispalense. En torno a mil barcos arriban a la ciudad desde el Atlántico anualmente, un número considerable.

[Para apreciar mejor los detalles que se explican a continuación, puede clicar en la imagen para obtenerla a mayor tamaño en una ventana aparte, o mejor aún, descargársela en su resolución original aquí, y abrirla con el visor de imágenes instalado por defecto en su ordenador]

Se aprecia en primer plano en la foto (publicada por andaluciainformacion.es como ilustración de una noticia en torno a la gaditana Agencia Marítima Portillo), a la izquierda, el puente del V Centenario, con abundante tráfico pesado. Se trata de una de las vías más congestionadas -y peligrosas, ver aquí- de España.
Por este puente de la capital andaluza discurre la ronda de circunvalación SE-30, la que es, por mor de Doñana, la vía de comunicación entre las provincias de Cádiz y Huelva a falta de la SE-40 (ver al respecto propuestas de GAESCO, la patronal provincial de promotores y constructores, y de CIVISUR, foro cívico malagueño-sevillano recién constituido).

En el margen superior derecho, asoma el mástil blanco del puente del Alamillo. A su izquierda se distingue también -con dificultad- el arco que describe el Puente de la Barqueta.
Otro puente puede divisarse, a la derecha del de el V Centenario: el levadizo puente de las Delicias
que sustituyó al puente de Alfonso XII, de 1926. Apenas si se reconoce sin embargo el puente de El Cachorro, con sus característicos toldos en serie (puede servir de referencia para su localización el trazo blanco vertical sobre él de la torre Schindler) ni tampoco el puente-pasarela de la Cartuja.
Todos esos puentes -y varios más, hasta nueve- fueron construidos gracias a la Exposición Universal de 1992, el acontecimiento más importante del siglo pasado en la ciudad. Tal fue el shock de obra pública que rescató de esta manera del marasmo y la incuria públicas de décadas a la capital de Andalucía.
El recinto de la Expo'92 -hoy, el Parque Científico y Tecnológico Cartuja, el 10% del PIB de la metrópoli- abarca desde Torretriana (el edificio circular de Saénz de Oiza, arriba, en el centro, en el límite construido del perímetro urbano) hasta un tanto más allá del puente de la Barqueta.
Torre Sevilla (nombre oficial de la conocida anteriormente por el nombre de su arquitecto como torre Pelli, entre el barrio de Triana y Torretriana, que será inaugurada en breve), aún no asoma en la instantánea. Por encima, separados de la ciudad por la zona inundable de Tablada, se vislumbran los municipios de la corona metropolitana en el Aljarafe.

Al pie, a la derecha de la impactante fotografía, instalaciones deportivas de la Universidad de Sevilla y, sobre las mismas, parte del barrio de Heliópolis: en su última calle, paralela al río, en uno de esos chalés, nació Abengoa en 1941.
En el lado izquierdo, casi bajo el puente, se distinguen mercancías metálicas, quizás procedentes de Siderúrgica Sevillana (Alcalá de Guadaira) o de Cobre Las Cruces (Gerena).
Entre la dársena del Batán y el barrio de Los Remedios, las enormes naves de Construcciones Aeronáuticas S.A. de Tablada, parte hoy de las instalaciones de Airbus Defensa & Espacio en Sevilla (ver http://sco.lt/6Da9i5). Muchos suministros y productos de Airbus y de muchas otras empresas -ver aquí- llegan y salen por el río.
Mucha extensión del puerto -el tercero de mayor superficie de España, tras los de Barcelona y Huelva- queda fuera de la foto, a su izquierda:
  • la nueva esclusa, que sustituyó en 2011 a la construida sesenta años atrás, un plazo razonable de amortización para esta obra. Ha de entenderse ésta la razón primordial de su construcción, no ligada, por tanto, al dragado no realizado;
  • la dársena del Cuarto,
  • Torrecuéllar (la futura zona franca),
  • y los terrenos que fueron de Astilleros Españoles.
Las instalaciones de los astilleros, precisamente, hoy han sido revividas tras el cierre de la anterior por empresas como Tecade (ver aquí), Ditecsa (ver referencias aquí), Astilleros del Guadalquivir (clicar aquí) o Gonvarri, la firma que protagonizó una fallida entrada en Abengoa, que ha solicitado una enorme superficie de nada menos que 180.000 m2.
Dominando la visión, el cauce navegable del río, con las dársenas de Alfonso XII -la paralela a la ciudad histórica, con los muelles de Tablada y de Nueva York- y la dársena del Batán -con la terminal de contenedores en el Muelle del Centenario y el Muelle Norte, para tráfico de graneles-, así como las instalaciones del puerto, grúas, tinglados y mercancías.
Adviértase que todos los elementos anteriores se sitúan a ambos lados de las dársenas, una de las ventajas competitivas de un puerto fluvial frente a uno marítimo. Otras igualmente evidentes consisten en la posibilidad de ahorrar gasto en transporte terrestre desde la línea de costa -120 km desde Cádiz, casi 100 km desde Huelva- hacia el centro de la península, menores accidentes, reducción de la congestión en las carreteras y disminución de la emisión de gases de efecto invernadero por el menor tráfico de camiones (ver la entrada "El dragado del Guadalquivir, la economía y el espantajo", entrada dedicada por este blog de notas a las ventajas de la navegación fluvial y la potenciación de su uso en Europa).
Como se sabe, el puerto hispalense registra un movimiento de mercancías superior a los costeros de Cádiz y Málaga; en el 2015 finalizado, aún más acusado.
Me gusta mucho esta foto del río -pienso utilizarla como avatar en mi Twitter-, y no tanto por componer una espectacular imagen como por representar lo que entiendo debe ser la aspiración y el empeño de la capital andaluza: volver a situar el río en su consideración de motor y razón de ser de la ciudad y de la Bética, como ya fue en el pasado.

Sevilla nació por el río y ahí ha de buscar su futuro, gracias a esta ventaja competitiva con que la naturaleza la dotó -y, por tanto, irrenunciable, como el cobre de su subsuelo, las fértiles tierras de la campiña de Carmona o La Vega o el sol para sus plantas de generación de electricidad termosolares o fotovoltaicas- y la acción humana moldeó.
Nueve mercantes, ningún crucero.
Eso muestra la fotografía. Lo primero es la apuesta. Lo segundo, las escalas de cruceros turísticos, es mucho menos interesante desde el punto de vista económico (ver cifras de gasto estimado por crucerista aquí), así como por la congestión del espacio patrimonial protegido que la masiva presencia de turistas comporta.





[Si quisiera recibir nuevas entradas de este bloc de notas automáticamente en su buzón de correo, a la derecha se encuentra el mecanismo de suscripción. Los contenidos también se difunden mediante RSS]

2 comentarios:

  1. Sugiero dos páginas web. 1.- Para conocer el Puerto de Sevilla y su actividad: http://portal.apsevilla.com/web_2015/index.php. 2.- Para conocer todo lo que navega en tiempo real, tipo de buque, dimensiones, origen, destino, puerto de atraque, etc https://www.marinetraffic.com/es/ais/home/centerx:-6.0/centery:37.3/zoom:13
    Un artículo muy interesante el suyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus palabras y su visita. Tomo buena nota de sus sugerencias, muy interesantes.

      Eliminar

Muchas gracias por sus comentarios. Por favor, cíñase al asunto y muestre su cortesía y civismo en los mismos, que quedan sujetos a moderación (con la mayor celeridad posible). Recuerde marcar la casilla correspondiente para recibir correo con retroalimentación al respecto, si lo desea.