miércoles, mayo 10, 2017

Caixabank ¡oye!

/ Presencia en Sevilla /

Torre Sevilla y el puente de Triana. A la izquierda, entre árboles, casi al pie del agua, el ruinoso edificio de la Policía Nacional
Leyendo la noticia de más abajo, se le ocurre a uno recopilar hechos:
  • Caixabank cede el local (a coste cero, gratis) y también corre con la obra. Sevilla va a contar con una comisaría de Policía Nacional cuatro veces el tamaño de la anterior, y con más servicios;
  • además, la ciudad recuperará el solar de la antigua comisaría de la calle Betis, una cuasi ruina, que podrá incorporar tras su transformación o demolición a la belleza de aquella orilla;
  • Caixabank ha terminado felizmente la construcción de la Torre Sevilla, un nuevo icono de la ciudad y edificio más alto de Andalucía, que se prevé esté ocupada al 80% de sus 37 plantas a finales de 2017, en un tiempo record;
  • Caixabank ha levantado el fantástico CaixaForum, el tercero más grande de España, un centro cultural de primer orden. Con ello, amén de lo anterior, nace un nuevo polo de gravitación de la ciudad, en esta margen del río, entre Triana y el recinto de la Expo'92;
  • Caixabank ha comprometido 15 millones de euros para rehabilitar las Atarazanas Reales, cuando la Junta se aclare, en pleno corazón patrimonial de la Humanidad de -dígase con naturalidad, sin complejos capitalinos- la ciudad más importante de Andalucía (lo es desde luego para la entidad, a la luz de estas actuaciones).
A ver cuándo tarda alguno en despotricar de la entidad “catalana”, o en decir que, comprando Cajasol (la efímera Banca Cívica), ha venido a llevarse los dineros de los sevillanos y el “poder andaluz” fuera de Andalucía. O su variante: “ya se lo cobrarán por otro lado”.
Pues…. como se vayan, ¿quién habría de hacer todo lo anterior, la Junta? ¿El Estado? ¿Los poderes públicos, en suma? Permítanse una duda razonable.


Bien por Caixabank.




[Si quisiera recibir nuevas entradas de este bloc de notas automáticamente en su buzón de correo, a la derecha se encuentra el mecanismo de suscripción. Los contenidos también se difunden mediante RSS]

1 comentario:

  1. El ignorante grita mientras que el inteligente calla. Somos todos muy dados a criticar por criticar sin mirar más allá de nuestro doloso ombligo, a dar golpes en el pecho por un orgullo si acaso confundido. Defender lo nuestro no es despreciar lo que nos dan, sino valorarlo en toda su esencia y sentido.
    Un aplauso por la lección de humildad, todos deberíamos ser más agradecidos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por sus comentarios. Por favor, cíñase al asunto y muestre su cortesía y civismo en los mismos, que quedan sujetos a moderación (con la mayor celeridad posible). Recuerde marcar la casilla correspondiente para recibir correo con retroalimentación al respecto, si lo desea.