viernes, febrero 26, 2016

¡Qué sería de Sevilla sin funcionarios! (XIV)

/ Migasa, mayor exportadora agroalimentaria andaluza /

Me temo que, también incluso en la propia Sevilla, se ha convertido en lugar común en Andalucía la asociación de ideas que iguala “economía de Sevilla” a “sector público”.
Esta afirmación -cuidadosamente malévola, para construir una imagen de la provincia como rémora o parásito de la economía andaluza y a lomos, por añadidura, del caballo de batalla que el mainstream conservador ha venido utilizando acerca de la responsabilidad del tamaño del sector y el gasto públicos en la actual crisis- tiene un efecto realmente perverso.
Así que, para desterrarla, y puestos igualmente en la astracanada, si en Sevilla -capital de Andalucía- no hay sino empleados públicos, una respuesta a la pregunta ¿Qué sería de Sevilla sin funcionarios? podría rezar, por ejemplo, que....



.......... Andalucía perdería a la mayor empresa exportadora agroalimentaria de la región, con 900 trabajadores (ranking de la revista Andalucía Económica en http://bit.ly/rankingexportador2014)

[Astracanada de hoy sacada a colación de la noticia (clicar para acceder a http://sco.lt/850anp) publicada por el diario El Correo de Andalucía en torno a la concesión de la Medalla de Andalucía a Miguel Gallego, presidente de Migasa, en la que conocimos el dato anterior. Fundada en 1960, Migasa cuenta con marcas tan emblemáticas como La Masía o Ybarra, así como Rafael Salgado o Mueloliva. Tiene además una alianza con el gigante Heinz para salsas.Una breve reseña de la empresa, aquí]
Evidentemente, en Sevilla hay funcionarios, sí. Desde los romanos (una cuestión, por cierto, que la capital de España no puede argüir).


[Si quisiera recibir nuevas entradas de este bloc de notas automáticamente en su buzón de correo, a la derecha se encuentra el mecanismo de suscripción. Los contenidos también se difunden mediante RSS]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por sus comentarios. Por favor, cíñase al asunto y muestre su cortesía y civismo en los mismos, que quedan sujetos a moderación (con la mayor celeridad posible). Recuerde marcar la casilla correspondiente para recibir correo con retroalimentación al respecto, si lo desea.