jueves, julio 31, 2014

Voces por la reindustrialización

¿Cambio de modelo productivo?

En Andalucía, el tamaño del sector servicios es incluso más acusado que en otras zonas de España debido al fracaso histórico de la Revolución Industrial, nacida para España en Andalucía, como acredita la Historia con las ferrerías de El Pedroso (Sevilla) y Marbella. La economía andaluza se ha terciarizado sin pasar por un fenómeno previo industrializador.
La historia de Andalucía a debate, III:
Industrialización y desindustrialización de Andalucía.
Manuel González de Molina y A. Parejo (Eds.).
ISBN: 978-84-7658-680-8. Editorial: Anthropos Editorial
El aborto de la industrialización andaluza, sector hoy concentrado primordialmente en las provincias occidentales, como se aprecia en la gráfica lateral de VAB industrial, se trata de un fenómeno matizado por la historiografía más reciente en cuanto a sus causas, que viene a prestar mayor importancia a los factores endógenos que a las causas tradicionales -que siguen siendo ciertas- del mismo.
También ha sido sujeta a revisión, para aumentarlo, el tamaño de tales fenómenos industrializadores y aún la existencia de una segunda industrialización de Andalucía, también abortada.
Últimamente, son muchas las voces que se han levantado en Europa durante la Gran Recesión reclamando la reindustrialización del Viejo continente. Muy cerca, la última manifestación en ese sentido en junio pasado proviene del informe de coyuntura elaborado por la Universidad Loyola Andalucía, en que se advertía que la alta tasa de paro andaluza se mantendrá a pesar del, actualmente escaso, crecimiento económico:

[Además de la referencia anterior en ABC, resulta interesante conocer la cobertura proporcionada por otros medios en torno al primer informe Loyola Economic Outlook. Así, cobertura en Grupo Joly, http://sco.lt/4mvssj, cobertura en eleconomista.es, http://sco.lt/5AzO9h, cobertura en El Correo de Andalucía, http://sco.lt/8cW8kj. En todos los casos, puede extraerse alguna información genuina interesante].
Por la reindustrialización, recientemente, Antonio Tajani, vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Industria y Emprendimiento, http://sco.lt/6RBTdZ, se manifestó en Sevilla. O en Málaga el director general de Empresa e Industria de la Comisión Europea, Daniel Calleja, que ha incidido en que "Europa no saldrá de la crisis si no hace una apuesta decidida por su reindustrialización", en http://sco.lt/95aFM1.
La CEA, apoyada por veintisiete grandes empresas andaluzas, ya lo señaló también en http://sco.lt/6M2WZN.
La coincidencia en la opinión parece, por tanto, mayoritaria. La toma de posición en octubre de 2013 de la CEA vino a ser matizada posteriormente, sin embargo, por su actual Presidente González de Lara en febrero de este año (ver http://sco.lt/7azQ7F), el cual 
"consideró clave para la recuperación económica «recuperar sectores intensivos en mano de obra, como la construcción y otros muchos que están dando la talla y funcionando con enorme dignidad», sobre lo que destacó el sector turístico andaluz, que «está aguantando bien y esforzándose» a pesar de que la escasa rentabilidad; o el sector agroalimentario".
Esperemos que tanto el gobierno español como el andaluz piensen que el cambio de modelo productivo de nuestra región debe pasar por la industria.
¿Debe ser el sector público el que cree industria? Indudablemente, no; para empezar, el entorno institucional y económico internacionales de hoy lo impiden. En segundo lugar, habría mucho que discutir en torno a la eficiencia de tal actuación.
Los gobiernos deben actuar mediante la actividad de fomento y proveer el entorno apropiado para la actividad económica, y actuar en items como el precio de la energía o el despliegue de infraestructuras físicas e institucionales: infraestructuras físicas orientadas a este fin industrializador y a los servicios avanzados y también infraestructuras educativas y formativas, y no insistir en inversiones destinadas a sectores generadores de escaso valor añadido como el turismo (zanahoria -intensiva en empleo, eso sí- que parece el sino designado por nuestro país, y admitido por, para Andalucía) o la construcción residencial y su adlátere inmobiliario.
No es, en expresión que conocí de Eduardo Punset, la apuesta por el tomate y la playa lo que nos permitirá conquistar el futuro.
Y, por encima de todo, la calidad del desempeño a largo plazo de las instituciones es el factor primordial para el desarrollo económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por sus comentarios. Por favor, cíñase al asunto y muestre su cortesía y civismo en los mismos, que quedan sujetos a moderación (con la mayor celeridad posible). Recuerde marcar la casilla correspondiente para recibir correo con retroalimentación al respecto, si lo desea.